Leer más

Análisis

Planificación

Para valorizar el purín que se va a utilizar como abono de proximidad y para que su uso como fertilizante sea efectivo, hay que planificar cuándo aplicarlo, lo que no dependerá de cuándo la balsa este llena, sino más bien del cultivo, del estado fenológico de éste, del clima, etc…

Habrá que considerar también si se va a utilizar el purín directamente o se va a someter a algún tratamiento o corrección de su formulación para potenciar su poder fertilizante y minimizar su impacto en el medio.

Además de esta planificación agronómica del momento, la cantidad y el tratamiento a realizar al purín, está regulado de forma clara por la legislación agro-ambiental, por lo que además del punto de vista agronómico habrá que tener muy en cuenta la legislación en cada comunidad autónoma, comarca y municipio implicado en la aplicación del purín y adaptar la planificación agronómica a las legislaciones en vigor en cada momento, ya que van a condicionar dosis, volúmenes, épocas de aplicación, etc…

Aplicación

Para el control de la aplicación, tanto administrativa como agronómica, se puede apuntar en una libreta, tomando datos en cada carga en granja, leyendo el valor del conductímetro en cada cisterna, apuntando el código SIGPAC en cada recinto, estimando los m3 a aplicar en cada parcela según la composición con una tabla de apoyo en función de la composición. Y cruzando estos valores con unas tablas de fertilización teórica, en función de la producción objetivo e intentando fijar interpolando todo esto la velocidad de avance de la cisterna, que al final será lo que determine principalmente la dosis de fertilizantes que se está aportando.

La tarea se muestra, cuando menos, complicada y realizarla a la vez que se va conduciendo el tractor, atendiendo al tráfico, obstáculos, arbolado, controles del tractor, mando de la cisterna, etc… casi se antoja sobrehumano.

En el mercado existen aplicaciones tipo cuaderno de campo en las que el ganadero, el agricultor o el transportista pueden ir apuntando de forma manual los valores de conductímetro, obtener el código SIGPAC, etc…

Asimismo, existen soluciones que se instalan en la cisterna que, en función de los valores del conductímetro y de un caudalímetro, controlan o estiman la aplicación que se está aportando, eso sí, sin tener en cuenta el histórico y valores reales del purín que están sacando (mediante análisis directos en laboratorio) lo que hace que los valores que se están tomando como ciertos puedan tener (no es raro) una diferencia con la realidad cercana al 50%, lo que realmente hace que no sea válido si queremos valorizar y utilizar la potencia fertilizante del purín. Lo que hacemos de este modo es una aplicación “a ojo” vestida de solución tecnológica, que cuesta unos miles de euros y que difícilmente se van a poder recuperar a corto plazo, e incluso van a hacer que realicemos una aplicación errónea, que pueda, por una parte, ser insuficiente para el cultivo, o pueda ser excesiva causando fitotoxicidades o incluso rebase lo límites legales y un análisis posterior por la administración conlleve una sanción económica que, en algunas comunidades autónomas, puede ser muy importante.

Lo preferible es la utilización de una plataforma integral que contemple todo el proceso en su conjunto y permita que desde el tractor o camión se realice un análisis de la composición del purín, una trazabilidad de su transporte (procedencia, trayecto, destino), que el conductor del tractor o camión tenga acceso en tiempo real a la dosis a aplicar y el mismo sistema, a su vez, controle y regule en campo la dosis aplicada, no tanto en m3/ha sino en Kg de N/ha. Esta plataforma tecnológica es fundamental para realizar la valorización del purín de una forma sencilla y sobre todo efectiva. Controlar todas las variables de forma “manual” o “a ojo” va hacer que sea muy difícil hacerlo razonablemente bien. Dichas variables a controlar son, al menos: volumen, composición, legislación, época del año, dosis aportadas a esa parcela, cultivo, estado fenológico del cultivo, parcela, análisis de agua de riego, tipo de aplicador, ancho de trabajo, volumen de la cisterna, velocidad de aplicación, etc…

Ya existe en el mercado, al menos, una plataforma que integra todo el proceso del purín y permite, de forma muy sencilla para el usuario, la valorización del purín que pone en valor la capacidad como fertilizante del mismo, analizando todos las variables señaladas y su utilización como abono y no como residuo.

Higienización

Una vez que se ha aplicado el purín al campo de una forma homogénea, en teoría ya hemos terminado el proceso de valorización del purín, ya que por una parte se ha partido de una base de producto homogénea (homogenización), luego se ha analizado y se ha visto que la composición que tenía nuestro purín (analiza). En función del cultivo al que va destinado y el momento de aplicación que se va a aplicar una u otra dosis e incluso a modificar la composición del purín (planifica) y posteriormente se ha aplicado de forma homogénea al terreno (aplica). Pero falta una fase fundamental para que la aplicación de purín sea compatible con la producción ganadera como es la limpieza e higienización, ya que teniendo en cuenta que los purines son las heces y orines del ganado, es allí donde seguramente más presentes se encuentren las enfermedades y afecciones de los animales de la granja y cuando una cisterna va a varias granjas, es importante evitar que actúe como vector de enfermedades.

Las cisternas pueden actuar como vectores de enfermedades y afecciones desde una granja a otra y es importante (cuando no obligatorio) que antes de cambiar de explotación (incluso de fosa de purines dentro de una misma explotación) la cisterna se someta a un proceso de limpieza y desinfección que va a permitir que el cambio de fosa sea seguro, biológicamente hablando.

Transformando la agricultura

La valorización del purín no es un proceso sencillo ni inmediato, sino que conlleva trabajo, esfuerzo y saber hacer para conseguir que un producto “negro y maloliente” pueda ser considerado como un co-producto de la ganadería intensiva con un valor de mercado determinado.

CONTACTA