A final del año pasado entró en vigor el Real Decreto 980/2017 que contemplaba la modificación de los Reales Decretos 1075/2014, 1076/2014, 1077/2014 y 1078/2014, de 2014 con la nueva normativa para la distribución de purines provenientes de explotaciones ganaderas, lo que ha llevado a muchas explotaciones a una situación de, primero, inseguridad y luego de dudas sobre que medidas adoptar para cumplir la nueva normativa sin problemas

El cambio de la normativa sobre purines y efluyentes de granjas a primeros de 2018 ha hecho que los agricultores y ganaderos tengan dudas sobre cual es la mejor solución a medio plazo que les permita cumplir las normativas y aparte permitir valorizar como fertilizante agrícola el purín que hasta hace poco era tratado como un simple y molesto residuo. Y es aquí donde los aplicadores localizadores, principalmente los mixtos, pueden ser una buena solución

fuente: europa press