Hace unos días, el Ministro francés de Agricultura, Julien Denormandie, anunció el Plan de medidas para ayudar al sector agrario como consecuencia de la guerra en Ucrania. Una de las medidas anunciadas era la implementación de una estrategia de seguridad en fertilizantes para la próxima campaña de otoño de este año. En concreto, se hacía referencia a un plan de soberanía del nitrógeno, para no depender de la urea de Rusia. Este plan buscaría favorecer la producción de abonos verdes y el desarrollo de cadenas de valor de fertilizantes orgánicos.

 

Por este motivo, la interprofesión francesa del porcino Inaporc ha pedido la recuperación de purines y estiércoles brutos, ricos en nitrógeno. Para esta recuperación sería necesaria una derogación del umbral obligatorio de tratamiento por las explotaciones, que marca la normativa vigente, y que destruye valor fertilizante de los purines. Según Inaporc, entre el 1O y el 20 % de    los purines se tratan en Bretaña, por lo que se destruyen unos 1O Millones de Unidades de acuerdo con los datos  2020 de UNIFA (Unión Francesa de Fabricantes de Fertilizantes) los efluentes de la ganadería contienen 1,25 Mt de Nitrógeno (N).

Fuente: Agrodigital.es