Bioprana logra un activador que reduce en un 90 % la emisión de gases del purín

Este bioproducto, formado por bacterias, mejora la licuación del estiércol, elimina olores, reduce la presencia de patógenos y aumenta sus nutrientes.

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es un objetivo que las granjas gallegas se tendrán que plantear más pronto que tarde. Por eso en la compañía biotecnológica gallega Bioprana, social del Clúster Tecnolóxico Empresarial das Ciencias da Vida (Bioga), llevan un tiempo trabajando en productos que contribuyan a valorizar deshechos como los purines. Su activador Bioprana, un tratamiento biológico a base de microorganismos, acaba de obtener el aval de la revista científica Atmosphere a su efectividad para disminuir las emisiones de metano y óxido nitroso de las explotaciones lácteas. Pero es que, además, cuenta la empresa que este sistema tiene otras ventajas, pues mejora la licuación del purín, elimina sus malos olores, reduce la presencia de patógenos en los establos y aumenta los nutrientes que se aportan al suelo cuando se utiliza como abono.

Bioprana es una bioempresa que se centra en la valorización de deshechos orgánicos y en su recuperación para la fertilización biológica del suelo. Conociendo el problema que muchas granjas gallegas tienen con el purín, pusieron en marcha una transferencia de conocimiento tecnológico desde Latinoamérica, donde cuentan con más investigaciones y estudios en este campo. El resultado es el activador Bioprana, un «cóctel de microorganismos en forma líquida que fueron seleccionadas para trabajar entre sí alimentándose de la materia orgánica que se genera en la descomposición de los purines», relata Fernando Rey, socio fundador de esta empresa. Estas bacterias se alimentan y se reproducen en un proceso natural, ayudando a digerir de forma natural el purín.

Actualmente, ya se está aplicando en más de 600 explotaciones de la comunidad pero es que, ahora, ha obtenido además el reconocimiento de la revista científica Atmosphere. En un artículo titulado Emisiones de metano, óxido nitroso y amoníaco en granjas lecheras de España, se reconoce su efectividad para disminuir las emisiones de estos gases. El estudio que sirvió de base para esta publicación fue realizado en seis granjas intensivas de vacuno de la comunidad gallega. Y concluye, según Bioprana, que con el uso de este activador, el metano, 24 veces más contaminante que el dióxido de carbono, redujo su emisión entre un 42 y un 86 %. La presencia de óxido nitroso, 298 veces más contaminante que el dióxido de carbono, cayó entre un 50 y un 90 %. «Los resultados son alentadores respecto a la reducción de gases de efecto invernadero», asegura la investigación, que destaca que esta herramienta «da a los ganaderos opciones futuras para la mitigación del cambio climático entre sus prácticas habituales».

Pero, según Rey, el uso de este activador tiene otras ventajas para las granjas y también para el medio ambiente. Se debe aplicar ya en los establos, en los pasillos en los que se almacenan los purines. Y su primera consecuencia «es que desplaza en un 75 % a los patógenos presentes en el purín», cuenta. Eso implica que los animales estarán en un riesgo mucho menor de contraer enfermedades. Además, mejora la licuación del purín, «lo convierte en un gel licuado que ahorra hasta un 80 % el tiempo que el granjero dedica al batido del purín», asegura. La tercera consecuencia es que evita el proceso de putrefacción del purín y, con él, el problema que se genera de malos olores y de emisión de gases.

Pero todavía hay más ventajas. Porque el purín que queda después de aplicarse este activador no solo es perfectamente apto para su utilización como abono, sino que su calidad nutritiva es mucho mejor. «Es un purín radicalmente superior al anterior porque los purines convencionales se descomponen cargados de bacterias y por putrefacción. En el nuestro se implantan unas bacterias y hay una descomposición o fermentación útil, lo que provoca que los nutrientes del purín estén más disponibles y por eso no hay emisiones», añade Rey. Las bacterias que aporta el activador de Bioprana son muy beneficiosas para el suelo, y si al purín en la cuadra se le aportan unas mil unidades formadoras de colonias, cuando este llega a la tierra «se han multiplicado y son millones de bacterias las que hay y que ayudan a mejorar la fertilidad del suelo», explica. Eso también permite reducir el uso de abonos químicos.

Desde Bioprana recuerdan que uno de sus objetivos es favorecer la economía circular y lograr que las granjas sean más sostenibles, por eso consideran que su activador será un producto imprescindible, que ayudará en el manejo del purín y lo convertirá en un subproducto con mucho valor.

Fuente: https://www.lavozdegalicia.es/

Autor: M. Alfonso