La investigación se inició en mayo y los agentes comprobaron la existencia de charcos de grandes dimensiones con purines líquidos que la tierra no podía absorber debido a la saturación existente en el marjal de Nules

Los vertidos se hacían en el término municipal de Nules.Los vertidos se hacían en el término municipal de Nules.C. A. D.

La Guardia Civil ha investigado a dos personas por la comisión de un presunto delito contra los recursos naturales y el medioambiente. Los investigados supuestamente habían estado vertiendo durante meses toneladas de purines en un espacio natural protegido de la localidad de Nules (Castellón), según ha informado el instituto armado en un comunicado.

El Seprona de la Guardia Civil, como policía judicial específica de medioambiente, tiene la misión de velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y el medioambiente, de la protección del suelo, agua y atmósfera, de la sanidad animal y de la conservación de las especies de flora y fauna.

El Seprona de Burriana inició una investigación el pasado mes de mayo por unos presuntos vertidos incontrolados en el marjal de Nules, terreno que pertenece a uno de los Espacios Naturales protegidos de la Comunidad Valenciana, declarada como zona especial de conservación (ZEC) y considerada una de las zonas húmedas catalogadas al amparo de lo establecido en el acuerdo de aprobacióndel Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunidad Valenciana.

Durante la investigación los agentes comprobaron la existencia de charcos de grandes dimensiones con purines líquidos que la tierra no podía absorber debido a la saturación existente, que emanaban un fuerte olor y recogían una gran cantidad de mosquitos en la zona.

Los guardias civiles colaboraron durante las pesquisas con organismos como la Confederación Hidrográfica del Júcar, así como el Departamento Territorial de la Conselleria del Medioambiente, que determinó que existían hábitats y especies en peligro de extinción en la zona, así como la incompatibilidad de todo tipo de vertido sólido o líquido potencialmente contaminante sobre los suelos, pudiendo tener efectos apreciables sobre los espacios y especies que se encuentran en el espacio Red Natura 2000.

Tras las tareas de investigación y labores de vigilancia discreta, la Guardia Civil sorprendió ‘in fraganti’ a uno de los presuntos responsables, trabajador de una empresa situada en la localidad de la Vilavella, que, mediante un tractor y una cuba, realizaba el vertido por medio de un tubo de grandes dimensiones, proyectando más de 9.000 litros de deshechos sobre el terreno con cada evacuación.

fuente: https://www.elmundo.es/